martes, 15 de mayo de 2018

Un lugar llamado nada


Título: Un lugar llamado nada
Autor: Amy Tan
Páginas: 624
Año de edición: 2007
Género: Narrativa



Opinión personal
Mucho tiempo llevo ya sin traeros un libro y es que no dispongo de todo el tiempo que quisiera para leer. Pero esta semana estamos de suerte porque os traigo uno escrito por una de mis autoras favoritas, aunque siento deciros que no es de sus mejores libros. En esta ocasión Amy Tan ha pinchado.

Todo comienza con el inicio de un viaje que emprende un grupo de doce amigos estadounidenses desde el Himalaya, en China, hasta la desconocida selva de Birmania.  La cosa empieza regular porque la organizadora de dicho viaje aparece muerta justo antes de partir.  Desanimados y apenados deciden seguir con sus planes en homenaje a ella.  Y ante todo pronóstico inician una aventura inolvidable. La primera mañana todos deciden salir de excursión salvo uno que tiene una resaca mortal. No volverá ninguno.

Los once miembros que salen de excursión terminan en un lugar llamado Nada, donde la tribu de los Karen se esconde del tirano ejército birmano. El más joven del grupo les entretiene con trucos de magia y los nativos verán en él un salvador que los hará desaparecer igual que hace con sus cartas. 
Mientras, Harry Bailey, el miembro que no acompaña al grupo esa mañana, dará a conocer la desaparición de sus amigos a través de las televisiones, que ven todo un culebrón en la tragedia. Al mismo tiempo, se despiertan unos intereses políticos en los siguientes acontecimientos con intenciones de manipular la situación.

Como ya os he adelantado, es el libro que menos me ha gustado de Amy. Su habitual temática de retroceder al pasado, a los recuerdos familiares, es sustituida por una aventura que comienza bien pero que se va emborronando a lo largo del libro, llegando a resultar pesada y plana. Me da mucha pena decir estas palabras de un libro de esta autora, pero es la sensación que se me ha quedado tras leerlo. Me ha decepcionado porque a mí la Amy que me gusta es la de El club de la buena estrella o La esposa del Dios del Fuego.




martes, 8 de mayo de 2018

Ardalén


Título: Ardalén
Autor: Miguelanxo Prado
Páginas: 256
Año de edición: 2012
Género: Cómics, Novela gráfica


Opinión personal
Normalmente cuando entro en una librería buscando algo concreto, suelo ir a tiro hecho. Es extraño que me lance a por una obra sin haber contrastado antes las críticas, en este sentido no soy muy aventurero cuando se trata de mi bolsillo. Sin embargo, en contadas ocasiones, se cruzan por el camino tesoros que ni conocías y te lanzas sin pensarlo dos veces, como fue el caso de Ardalén, cuando, curioseando por los estantes, una librera se me acercó y comenzamos a charlar sobre cómics. Y hablándole un poco sobre mis gustos, un tanto selectivos y especiales, enseguida me recomendó esta novela gráfica. Tan bien me habló de ella, contándome incluso que la tenía en su casa entre sus favoritas, que rápidamente me convenció. ¿El resultado? Aquí lo tenéis.
Poneos cómodos. Empezamos...

Ya en las primeras páginas conoceremos a Sabela, una mujer de 40 años de la que pronto sabremos más detalles (como que ha perdido el trabajo hace poco y no atraviesa precisamente su mejor momento personal). En una especie de crisis existencial, y aprovechando esos días libres, viaja hasta una aldea gallega en busca de información sobre su abuelo, desaparecido en los años treinta antes de que ella naciera, algo que siempre ha querido hacer pero hasta entonces no se había atrevido.
La aldea es un lugar de estos perdido entre la espesura de valles y montañas, un sitio precioso y tranquilo donde nunca pasa nada digno de mención.
Sabela llega al primer bar que encuentra (y diría que el único, dado sus escasos habitantes), comentado allí el inusual motivo de su viaje, por si alguien pudiera ayudarla en su búsqueda.







Al parecer, su abuelo emigró a Cuba con la promesa de trabajo y nunca más se supo de él. Según la información que Sabela ha ido reuniendo a lo largo de su vida, hubo algunos de esta aldea en concreto que también emigraron al mismo destino, por lo que puede que coincidiesen y fueran hasta compañeros de travesía en aquellos años lejanos.
En el bar le cuentan que casi no queda nadie de aquella época, aunque, hay alguien que... Sí, existe un hombre que viajó allí y terminó regresando, un tal Fidel, apodado el "Naúfrago". Aun así, le aconsejan que pierda toda esperanza, pues el hombre está muy mayor y su cabeza ya no es lo que era, pero a pesar de todo ella insiste en querer conocerlo, consciente de lo improbable de su búsqueda. Así pues, le dan indicaciones de su casa, a las afueras de la aldea.




A partir de aquí conoceremos a Fidel, un personaje muy especial, y el alma de esta historia. Un anciano que vive solo y cuyo pasado es casi tan enigmático como el del abuelo de Sabela. La mujer le enseña una foto de su abuelo (la única que tiene de él), pero a Fidel no termina de sonarle, aunque claro, su memoria ya no es la que era, pues con los años el hombre ha ido perdiendo lucidez.




A pesar de todo, Fidel le cuenta retazos sueltos de su vida, gente que conoció al otro lado del charco y compañeros que dejó por el camino. Sabela entonces decide quedarse unos días en la aldea, esperando que el anciano recuerde más detalles y, tal vez, se acuerde por fin de su abuelo. Es así como empieza a forjarse una curiosa amistad entre ellos, cuando la mujer comienza a visitarlo cada día.
Por otro lado, en la aldea todos están trastornados con la llegada de esta última visitante, y no dejan de murmurar y recelar de sus intenciones. Al mismo tiempo (por motivos que se remontan a toda una vida y que no os voy a desvelar), algunos sienten verdadera tirria y envidia de Fidel, un personaje lleno de secretos y cuya vida no ha sido color de rosa precisamente.

Pronto descubriremos que el anciano, con ciertos destellos de demencia senil, mezcla recuerdos vividos con otros inventados, personas reales que pueblan su memoria con personajes imaginarios. Y son algunos de estos personajes imaginarios los que también se harán hueco en esta historia, visitándolo cuando menos se les espera.
Me ha gustado cómo el autor los representa, la asociación de peces bajo el mar (algo tan del pasado marino de Fidel) con estos personajes; de los que, a lo largo de la historia, iremos conociendo más detalles.


En algunos pasajes nos remontaremos a la infancia del anciano, descubriendo sus orígenes humildes y los sinsabores por los que pasa, pero no solo a la suya, también a la de algunos aldeanos, buceando en sus curiosas vidas y su relación con Fidel.
En el caso de Sabela, que en verdad nada tiene que ver con nuestro protagonista, conoceremos el porqué de su ávida curiosidad con la figura de su abuelo, cuando era una cría y su tía Amalia (la única de su familia interesada en recuperar la memoria de su padre), le enseña a escondidas un reloj, una foto y cartas de su abuelo que siempre han estado guardados, pues según le contaron abandonó a su mujer y a sus dos hijas cuando se fue a las Américas, y todos están empeñados en ocultarle a la niña cualquier recuerdo de su abuelo.






He de decir que los dibujos me han conquistado, la expresividad de sus personajes (los rasgos y la esencia en distintas etapas de su vida), la luz, sus colores (esos verdes azulados y esos azules verdosos con sabor a hierba y a mar tan de paisajes gallegos)... Pero también su historia, llena de secretos y subtramas que poco a poco van saliendo a la luz, enganchándote a sus páginas capítulo tras capítulo.






Esta es una historia fascinante que nos habla de los recuerdos y la memoria, donde lo real y lo imaginado se dan la mano, con personajes inolvidables y la maestría de uno de los mejores autores de cómic de nuestro país (otro que va a mi lista de autores favoritos). Los interesados podéis adquirirla en la página de la editorial, pinchando aquí.
Fue premiada al mejor cómic el año que se editó, además de cosechar otros premios, y es la obra más ambiciosa del autor hasta la fecha. Una novela gráfica que os recomiendo encarecidamente, para recrearse y degustar a pequeños sorbos, o bebérosla del tirón, ya a gusto del consumidor. Una verdadera joya que ya ocupa un lugar privilegiado en mi biblioteca.





martes, 1 de mayo de 2018

Gett: El divorcio de Viviane Amsalem


Título: Gett: El divorcio de Viviane Amsalem
Director: Ronit Elkabetz,  Shlomi Elkabetz
País: Israel
Año: 2014
Género: Drama


Opinión personal
Qué verdad es que donde nace uno marca su destino. Aunque hay otros muchos factores que influyen en ello, nacer en un lugar o en otro nos marca de por vida. Y si vas a ser mujer hay ciertos lugares donde es mejor no nacer. Por suerte para nosotras cada vez son menos y las cosas van cambiando aunque a paso de tortuga. ¿Qué pensarían si os dijera que la protagonista de la película que os traigo esta semana lleva años luchando por divorciarse de un marido al que no soporta y el cual la tiene sometida a su antojo? Y no les hablo de una historia que pasara hace 50 años. Es un caso actual, de los últimos años. Pensarían que es imposible e impensable que hoy en día una mujer tenga que rogar y esperar el consentimiento de su marido al divorcio. Pues en esa situación se encuentra Viviane Amsalem.


Tras años separada de su marido Elisha, ella sólo desea conseguir el divorcio para no ser una marginada y poder ser libre. Para desgracia de nuestra protagonista, en Israel no está permitido el divorcio civil y según las leyes religiosas sólo el marido podría. Y en este caso, Elisha se niega rotundamente a concedérselo y Viviane acude al Tribunal Rabínico en busca de ayuda. Da comienzo así a años de pesadilla para esta mujer, que se verá bajo la mirada sucia de los que se rigen por un dios y unas escrituras. Aquellos que censuran a la mujer y a todo lo que la rodea.



A lo largo de la película llego a ponerme en lugar de Viviane y a sentir su angustia y desesperación. Qué impotencia he pasado al verla presenciar situaciones vergonzosas que rozan la ridiculez. El personaje de Elisha es odioso. Es curioso porque apenas habla y, sin embargo, despierta en mí sentimientos muy negativos. Odia tanto a su esposa que jamás le permitirá ser feliz y por ese motivo alarga en el tiempo un derecho que toda persona debe tener. Por su culpa, Viviane debe pasar por un proceso judicial interminable que va más allá de lo que puede implicar un divorcio. Se encuentra en un mundo donde el simple hecho de soltarse la melena y quitarse el pelo de la cara es enjuiciado y reprobado.


Me ha parecido una historia intensa y muy real. De vez en cuando me gusta ver este tipo de películas porque te muestra una realidad a la que la mayor parte del mundo hace oídos sordos y mira para otro lado. Por este motivo la recomiendo.





martes, 24 de abril de 2018

El poder de las tinieblas


Título: El poder de las tinieblas
Autor: John Connolly
Páginas: 400
Año de edición: 2004
Género: Novela negra, intriga


Opinión personal
Connolly lo ha vuelto a hacer, y con este segundo libro de nuevo me quito el sombrero.
Sí, estamos ante otro de los difíciles casos del gran Charlie Parker, el segundo de la saga. ¿Puede leerse de forma independiente?, os preguntaréis algunos. Sí, se puede, pero yo os recomiendo empezar por el primero, porque las referencias a su historia y lo que pasó entonces, aunque no son importantes en esta trama, sí son múltiples y agrada recordarlos, además de ponernos rápidamente en antecedentes (reseña del primer libro aquí).

Ya sabéis que no soy muy de poner las sinopsis, pero la de este libro creo que extrae a la perfección lo que os encontrareis ya en sus primeras páginas:

Una fría noche de invierno, la paz de Maine se ve perturbada por dos hechos aparentemente inconexos: un sangriento tiroteo durante el cobro de un rescate y el suicidio de una anciana en un denso bosque. Todas las pistas apuntan a un mismo hombre. Y Charlie Parker, alias "Bird", ex policía convertido en detective privado, deberá actuar con rapidez porque los acontecimientos se suceden a un ritmo vertiginoso, los cadáveres se multiplican y la violencia se extiende como un reguero de sangre por los bosques nevados de Maine.

Al margen de lo ya descrito en la sinopsis, el libro está lleno de asesinatos y sucesos extraños, aparentemente aislados y sin relación, pero que entre todos forman un sórdido e intrincado puzzle cuya pieza central es un mal lejano en el tiempo. Un ser antiguo que, tras años en la sombra sin hacer ruido, ha regresado por (al menos para él) una razón de peso. Un misterioso asesino en serie al que nunca se atrapó en su día y, por supuesto, nunca se le pudo poner cara. Un antiguo caso sin resolver que al abuelo de nuestro protagonista (ya policía veterano cuando Charlie era un niño) atormentó durante sus últimos años. Un tipo despiadado que disfrutaba exhibiendo como trofeos a sus víctimas colgadas de los árboles y que durante unos años aterrorizó a toda una región.

"También yo envejeceré y, si llego a la edad que él alcanzó, seré ese hombre (...) Nunca antes me ha contado esta historia y jamás me contará cómo acaba, porque no tiene final, no para él. Seré yo quien termine la historia por él y quien complete el arco."

Para ello, nuestro detective se trasladará al pueblo donde creció, a la antigua casa familiar de sus abuelos, para investigar los últimos acontecimientos que han puesto en el punto de mira la zona. Revolviendo entre cajas polvorientas llenas de dosieres e informes policiales de cuando su abuelo era policía, descubre la investigación inacabada del caso de aquel temido asesino en serie, aquella sombra con cierto halo de leyenda. Es solo una corazonada, pero los asesinatos recientes de algún modo le recuerdan a los del pasado de hace tantos años. ¿Se tratará del mismo hombre de entonces? ¿Seguirá todavía vivo?

"En la vieja casa, el pasado flotaba en el aire como motas de polvo en espera de ser iluminadas por los intensos rayos de la memoria. Era allí donde, rodeado de los recuerdos de una juventud más feliz, confiaba en enterrar a los viejos fantasmas."

Más allá de esta intensa sensación de destino con el pasado, intereses poderosos alrededor de un suculento premio gordo hace que gente peligrosa empiece a mover ficha y que la sangre corra alrededor de Charlie Parker. Mafia, sicarios y todo tipo de chusma sin escrúpulos acabarán poniendo en su lista negra a nuestro protagonista, que con su obstinada curiosidad comienza a hacer demasiadas preguntas y a desenterrar cosas desagradables.

"-¿James Hamill? -pregunté.
Se rascó el culo y me tendió la mano. Su sonrisa era la pesadilla de un dentista.
-Encantado de conocerte, quienquiera que seas. Y ahora piérdete.
Siguió con su partida.
-Busco a Billy Purdue.
-Ponte a la cola.
-¿Alguien más ha preguntado por él?
-Prácticamente todo el mundo con uniforme y una placa, por lo que he oído. ¿Eres poli?"

Aunque no lo creáis, apenas os he contado nada. Son tantas las subtramas que tiene este libro, que se vuelve adicción pura cuando empiezan a interconectarse. Y aunque no pase nada (que es imposible, pues siempre están pasando cosas), el día a día del protagonista es tan cercano e interesante, que por un lado quieres llegar al final para saber quién está detrás de todo ese horror, y al mismo tiempo no quieres que se acabe la historia. Creo que es la sensación más compartida entre las buenas historias. No sabría decir si me ha gustado más que el anterior libro, ambos están ahí en equilibro. Los dos geniales.

Lo que hace diferente a Connolly de otros autores de novela negra, es que él además impregna sus historias con elementos paranormales, provocando en este célebre detective una especie de conexión especial con el mundo de los muertos. Pero lo que me gusta es que lo hace con elegancia y mucha sutileza, insinuando más que mostrando.

"Mi abuelo me contó que, cuando era niño, el sacerdote leía los Evangelios en el lado norte de la iglesia, porque el norte siempre se había visto como una zona a la que aún no había llegado la luz de Dios. Por esa misma razón enterraban a los no bautizados, a los suicidas y a los asesinos en serie en el norte, fuera de las tapias del camposanto.
Porque el norte era un territorio negro. El norte era el lugar de las tinieblas."

En esta nueva aventura ambientada en un frío y oscuro invierno de Maine, Parker volverá a reencontrarse con viejos amigos, compañeros de sangre y fatigas, y también con antiguos amores. Me llevo para el recuerdo pasajes muy vívidos de esta historia (como el de la piscina llena de hojarasca, la visita a la residencia de ancianos, o la historia que Louis le cuenta a Charlie sobre su abuela y los duros días de la segregación).
Si queréis una recomendación de primera para estos días tan de regalos y autorregalos, aquí va la mía. Un libro trepidante y adictivo que me ha encantado. Y con este segundo libro, Connolly entra ya por derecho en este selecto club de mis autores favoritos. Me quedo con unas ganas tremendas de seguir leyendo sus siguientes libros.





martes, 17 de abril de 2018

Felices 140


Título: Felices 140
Director: Gracia Querejeta
País: España
Año: 2015
Género: Drama



Opinión personal
Con motivo de su 40 cumpleaños, Elia invita a sus amigos de la infancia a pasar un fin de semana en una lujosa casa rural. Todos tienen cosas que contar después de más de un año sin verse, pero nuestra protagonista les tiene guardada una gran noticia que coge a todos desprevenidos. Le han tocado 140 millones de euros en el Euromillón.


Todo empieza como el típico encuentro de antiguos amigos entre los cuales surgen heridas sin cicatrizar, encuentros y desencuentros. Pero desde el momento en el que Elia les cuenta que va a ser millonaria todo cambia. Es curioso cómo lo cambia todo unos ceros de más. Salen a relucir las envidias, los reproches y el odio.  
Uno de los invitados es el ex de Elia, pero para sorpresa de ésta se presenta con su nueva novia, varios años más joven que él. Parece que nuestra cumpleañera tenía unos planes que se ven truncados por la presencia de la chica.


Felices 140 está formada por dos partes. Una primera parte donde unos amigos de la infancia se reúnen, comparten anécdotas y recuerdos del pasado y se ponen al día de sus vidas. Y una segunda parte que comienza cuando un suceso que no os voy a desvelar tiene lugar. Es aquí donde esta película rompe con lo esperado descolocándome totalmente. La historia toma un giro que lo cambia todo. La pandilla acaba más unida que nunca por el egoísmo, avaricia y codicia. A costa de cualquier cosa conseguirán lo que tanto ansían.


Como conclusión os diré que es una historia que trata la escala de valores de las personas ante algo tan goloso como 140 millones de euros. Muestra la manera en la que el egoísmo puede llegar a convertirse en crueldad sacando lo peor de las personas. Ha sido una película muy entretenida e inesperada. Este tipo de pelis son las que me gustan de nuestro cine.




lunes, 9 de abril de 2018

Una familia de Tokio


Título: Una familia de Tokio
Director: Yôji Yamada
País: Japón
Año: 2013
Género: Drama



Opinión personal
La mayoría de veces las historias que hablan simplemente de la vida, de las relaciones humanas y demás, son incluidas (de forma errónea o acertada) dentro del género "Drama". En el caso de esta película, aunque podría entrar en dicho género, ya que respira cierta melancolía, creo que es un drama agradable que rezuma optimismo y deja al espectador con una sonrisa en la cara, pues sentiremos muy cercanos a sus personajes.
Al parecer, y esto me he enterado luego, es un remake moderno (o más bien un homenaje) de Cuentos de Tokio, una de las películas más aclamadas por la crítica en la historia del cine nipón. Puesto que no la he visto, no puedo daros mi opinión al respecto, así que mis impresiones se centrarán en la película que hoy os traigo.

La historia nos presenta a Shukichi y su esposa Tomiko, un matrimonio ya mayor que vive en una pequeña isla, un lugar tranquilo y apacible, lejos de los ambientes recargados y urbanos de Tokio, donde viven sus tres hijos. Tras largos años sin verlos, se deciden a visitarlos a la gran ciudad, instalándose unos días en la casa de uno de ellos, donde vive el único nieto que tienen, prácticamente desconocido por la falta de relación.





El anciano Shukichi aprovecha estos días para quedar con un viejo amigo y, con la excusa de darle el pésame por la reciente muerte de su mujer, ponerse al día entre ellos, rememorar historias del pasado, anécdotas... Lo típico.



Y entre copa y copa, hacer repaso de toda una vida, terminando reflexionando de los hijos de cada uno. En el caso de nuestro protagonista, un hombre gruñón y chapado a la antigua, reconoce enorgullecerse de sus dos hijos mayores: el primogénito (médico importante de un hospital) y la mediana (dueña de un salón de belleza). No es el caso del más pequeño, que trabaja en un teatro y cuya forma de ser, apasionada y con vocación por el mundo artístico hacen que su vida, aunque feliz, sea más modesta que la de sus hermanos. Motivo de tiranteces y distanciamiento entre padre e hijo.

Sin embargo, en el otro lado está la siempre dulce y risueña Tomiko (para mí el alma de esta historia), que como toda matriarca es la que hace de puente entre los extremos y la que mejor comprende a su hijo pequeño. Un día se presenta en su humilde apartamento y se queda a dormir, "ordenando" la casa o cocinando su plato favorito, algo tan de madre. Es entonces cuando, por accidente, descubre que su hijo sale con una chica y cuando conoce a su nuera.





No obstante, los tres hijos, acostumbrados a sus estresantes rutinas, parecen inquietos con sus padres allí, como si no supiesen qué hacer con ellos en vez de, quizá, disfrutar de su presencia en casa, con lo que deciden regalarles un par de días en un lujoso hotel de la ciudad (una forma elegante de quitárselos de encima y, desde mi punto de vista, también un poco triste).
Tras esos primeros días de hacer turismo, de tiendas, de visitas a amistades y familia, de andar comiendo de aquí para allá, el viejo matrimonio es consciente de que sus hijos ya tienen sus vidas (mejores o peores, pero en definitiva, la que ellos han elegido) y de que la ciudad les queda grande, por un momento, consiguiendo que sin que sea necesario expresarlo en voz alta, ambos piensen casi lo mismo: "¿Qué diablos hacemos aquí?"



Esta es una película de la que no esperaba nada y que, para mí sorpresa, me ha gustado bastante. Una historia que habla de reencuentros, de lazos familiares, de padres e hijos, de suegros, yernos y nueras, de diferencias generacionales, del contraste entre lo tradicional y lo moderno, de la vejez y el paso del tiempo... Y lo que más me gustó es que cada personaje tiene su verdad, en este sentido los comprendo a todos.
Algo que me llamó mucho la atención es cuando este matrimonio llega la primera vez a casa de uno de sus hijos y, poco a poco, van llegando unos y otros. No hay abrazos ni saludos efusivos a pesar de que hace mucho que no se ven. Lo achaco a la cultura japonesa, que para ciertas cosas son muy distintos a nosotros, y, no sé si por pudor o excesivo respeto, parece que evitaran el contacto físico.

En general me ha resultado una historia muy cercana, con la que sin duda he aprendido mucho sobre la forma de vida japonesa y sus pensamientos, sobre todo a través de esta familia cuyos personajes uno llega a quererlos como si los conociese de siempre, pues es fácil identificarse con ellos. El final me pareció entrañable y muy emotivo.
Por cierto, existen una segunda y tercera parte de esta película, o algo por el estilo (la última de hecho, recién estrenada y ahora mismo en cartelera), pero según he leído están más enfocadas a la comedia y han decepcionado bastante, en comparación a Una familia de Tokio. Por lo que he percibido, un intento por parte de su director de rescatar a estos personajes, cuyo resultado no ha sido el esperado entre los amantes de esta historia.
Abstenerse de verla los que busquéis una película llena de líos y enredos con una trama absorbente plagada de giros bruscos, aquí solo encontraréis historias cotidianas de personas corrientes. Sabiendo lo que os encontraréis, solo os queda poneros cómodos y dejaros llevar.